Contenidos

Imagen que contiene persona, interior, ropa, mujer

Descripción generada automáticamente

El pilates es un método de entrenamiento físico y mental que se basa en la respiración, la concentración, el control, la alineación, el centro y la fluidez de los movimientos. Fue creado por el alemán Joseph Pilates a principios del siglo XX, y desde entonces ha ganado popularidad en todo el mundo por sus múltiples beneficios para la salud y el bienestar.

Uno de los aspectos más interesantes del pilates es su potencial como actividad rehabilitadora, es decir, como una forma de recuperar o mejorar la funcionalidad, la movilidad y la calidad de vida de las personas que sufren alguna lesión, enfermedad o condición que afecta a su sistema musculoesquelético. De hecho, clínicas como Fisvital, que ofrece servicios de rehabilitación en Pozuelo, emplean desde hace años el pilates con fantásticos resultados.

Pilates para la rehabilitación de la columna vertebral

La columna vertebral es una estructura compleja que sostiene el cuerpo, permite el movimiento y protege la médula espinal y los nervios. Sin embargo, también es una zona vulnerable a sufrir lesiones o patologías que pueden causar dolor, rigidez, inflamación, alteraciones posturales o limitaciones funcionales. Algunos ejemplos son las hernias discales, la escoliosis, la artrosis, la osteoporosis, la lumbalgia o la ciática.

El pilates puede ser una herramienta útil para la rehabilitación de la columna vertebral, ya que ayuda a fortalecer los músculos que la rodean, especialmente los abdominales, los lumbares y los paravertebrales. Estos músculos forman el llamado “centro” o “core”, que es el punto de partida de todos los movimientos del cuerpo y el responsable de mantener la estabilidad y el equilibrio. Al trabajar el centro, el pilates mejora la alineación y la movilidad de la columna, reduce la presión sobre los discos intervertebrales y los nervios, alivia el dolor y previene futuras lesiones.

Además, el pilates también favorece la respiración diafragmática, que es una forma de respirar que implica el uso del diafragma, el músculo que separa el tórax del abdomen. Esta forma de respirar mejora la oxigenación de los tejidos, relaja el cuerpo y la mente, reduce el estrés y la tensión muscular, y facilita el movimiento de la columna.

Para realizar pilates para la rehabilitación de la columna vertebral, es importante contar con la supervisión de un profesional cualificado, que pueda adaptar los ejercicios a las necesidades y capacidades de cada persona, y evitar aquellos que puedan resultar contraproducentes o peligrosos. Asimismo, es recomendable consultar con el médico antes de iniciar la actividad, y seguir sus indicaciones sobre la frecuencia, la intensidad y la duración de las sesiones.

Pilates para la rehabilitación de las extremidades inferiores

Las extremidades inferiores son las partes del cuerpo que se encargan de la locomoción, es decir, de permitirnos caminar, correr, saltar, bailar o practicar cualquier deporte. Están formadas por los huesos, los músculos, los tendones, los ligamentos, los cartílagos, las articulaciones y los vasos sanguíneos de las piernas, las rodillas, los tobillos y los pies. Sin embargo, también son propensas a sufrir lesiones o trastornos que pueden afectar a su funcionamiento, como las fracturas, los esguinces, las tendinitis, las bursitis, las artritis, las artrosis, las fascitis plantares o las varices.

El pilates puede ser una opción eficaz para la rehabilitación de las extremidades inferiores, ya que contribuye a mejorar la fuerza, la flexibilidad, la coordinación, la circulación y el equilibrio de estas zonas. Al realizar los ejercicios de pilates, se activan los músculos de las piernas, especialmente los cuádriceps, los isquiotibiales, los glúteos y los gemelos, que son los que sostienen y protegen las articulaciones de las rodillas, los tobillos y los pies. Así, se previene el desgaste y la inflamación de estas estructuras, se reduce el dolor y se facilita la recuperación de las lesiones.

Además, el pilates también ayuda a mejorar la postura corporal, lo que repercute positivamente en la salud de las extremidades inferiores. Al adoptar una postura correcta, se evita la sobrecarga y la compresión de las articulaciones, los discos intervertebrales, los nervios y los vasos sanguíneos, se mejora la distribución del peso y la presión sobre las piernas y los pies, y se previenen problemas como las contracturas, las contracturas, las deformidades o las úlceras.

Pilates para la rehabilitación de las extremidades superiores

Las extremidades superiores son las partes del cuerpo que se encargan de la manipulación, es decir, de permitirnos coger, sujetar, escribir, dibujar, tocar un instrumento o realizar cualquier actividad que requiera el uso de las manos. Están compuestas por los huesos, los músculos, los tendones, los ligamentos, los cartílagos, las articulaciones y los nervios de los brazos, los codos, las muñecas y las manos. Sin embargo, también pueden verse afectadas por lesiones o enfermedades que pueden limitar su movilidad y su funcionalidad, como las fracturas, las luxaciones, las epicondilitis, las tenosinovitis, las síndromes del túnel carpiano, las artritis, las artrosis o las neuropatías.

El pilates puede ser una alternativa beneficiosa para la rehabilitación de las extremidades superiores, ya que ayuda a mejorar la fuerza, la elasticidad, la coordinación, la sensibilidad y la destreza de estas zonas. Al realizar los ejercicios de pilates, se estimulan los músculos de los brazos, especialmente los bíceps, los tríceps, los deltoides y los trapecios, que son los que sostienen y protegen las articulaciones de los codos, las muñecas y las manos. De esta manera, se previene el deterioro y la inflamación de estas estructuras, se alivia el dolor y se favorece la curación de las lesiones.

Además, el pilates también promueve la respiración diafragmática, que como ya hemos visto, tiene efectos positivos para la salud física y mental. Al respirar correctamente, se mejora la irrigación sanguínea de las extremidades superiores, se elimina el exceso de ácido láctico y de toxinas, se relajan los músculos y los nervios, y se reduce el estrés y la ansiedad.

Pilates para la rehabilitación de otras zonas del cuerpo

Además de las zonas que hemos mencionado, el pilates también puede ser beneficioso para la rehabilitación de otras partes del cuerpo, como el cuello, los hombros, la cadera, la pelvis o el suelo pélvico. Estas zonas también pueden verse afectadas por lesiones o patologías que pueden causar molestias, limitaciones o disfunciones, como las contracturas, las cervicalgias, las tendinitis, las bursitis, las roturas de labrum, las disfunciones sexuales, la incontinencia urinaria o el prolapso de órganos.

El pilates puede ayudar a mejorar la salud de estas zonas, ya que contribuye a fortalecer los músculos que las rodean, mejorar la movilidad y la flexibilidad de las articulaciones, aliviar la tensión y el dolor, y prevenir el empeoramiento o la recurrencia de las lesiones. Algunos de los ejercicios de pilates que pueden ser útiles para estas zonas son los estiramientos de cuello, los encogimientos de hombros, las rotaciones de cadera, las elevaciones de pelvis o los ejercicios de Kegel.

Para practicar pilates para la rehabilitación de estas zonas, se sugiere seguir las mismas pautas que para las anteriores, es decir, contar con la supervisión de un profesional, consultar con el médico y adaptar los ejercicios a las necesidades y capacidades de cada persona. Asimismo, se pueden utilizar diferentes accesorios o materiales, como cojines, toallas, pelotas, bandas elásticas, aros o máquinas, que pueden facilitar, modificar o intensificar los ejercicios.

El pilates te ayudará en tu rehabilitación

Fisvital y sus clases de pilates en Pozuelo, demuestran que el pilates puede convertirse en una actividad física y mental con un gran potencial como herramienta rehabilitadora, ya que puede mejorar la funcionalidad, la movilidad y la calidad de vida de las personas que sufren alguna lesión, enfermedad o condición que afecta a su sistema musculoesquelético. Anímate a practicarlo y disfruta de sus beneficios y de una mejor salud y bienestar.

 

Por forobb

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *